Otro golpe para Cuba en la Serie del Caribe

Momentos del encuentro entre Venezuela y Cuba durante la Serie del Caribe 2014

Por Jesús Hernández Villapol

La escuadra de Villa Clara, en representación de Cuba, ocupó el último lugar en la Serie del Caribe de Béisbol celebrada en Isla Margarita, Venezuela, a la que regresó después de 54 años.

Es innegable que la afición cubana recibió con pesar el adverso resultado, pero sobre el terreno de juego el equipo no mostró su real calidad, con apenas un triunfo ante los Indios de Mayagüez de Puerto Rico y tres derrotas.

No pienso que haya sido incorrecta la elección de los refuerzos, ni el tiempo de preparación inadecuado. Todos los jugadores cubanos se encuentran en pleno campeonato nacional y la mayoría con muy buen rendimiento.

El equipo villaclareño que jugó la Serie del Caribe es prácticamente la selección nacional, con algún que otro retoque, pero es impensable que con un cuerpo de lanzadores que lance para 6,62 carreras limpias permitidas por juego se pueda aspirar al triunfo.

También tuvieron pobres actuaciones baluartes a la ofensiva como José Miguel Fernández, con 111 de promedio o Alfredo Despaigne, con apenas 211 y solo dos carreras impulsadas. El promedio de bateo colectivo fue un discreto 235.

Si a eso sumamos una defensa que cometió seis errores en cuatro partidos, sin contar los mentales, a poco se puede aspirar. Se quiera o no entender, la presión psicológica también jugó su papel en contra del plantel de la Isla.

La Serie del Caribe ha constituido un nuevo llamado de alerta a las autoridades del béisbol cubano y digo un nuevo llamado, porque ya en casi una década sin grandes triunfos internacionales, han sido varios los llamados para asumir nuevas formas.

El torneo tuvo un buen nivel, quizás de categoría triple A, pero no contó con superestrellas de Grandes Ligas, lo cual evidencia hasta donde ha descendido la calidad de la pelota en Cuba. Aunque insisto que el equipo estuvo por debajo de sus potencialidades.

Me vienen ahora a la mente el triunfo ante los Orioles de Baltimore o el segundo lugar en el primer Clásico Mundial, que hicieron soñar a muchos que el béisbol cubano estaba a la altura de las Grandes Ligas, sin detenerse en las peculiaridades de esos topes.

Los Orioles, un equipo que en medio de su agotador calendario en las Mayores enfrentó a un equipo cubano que se preparó para dos partidos como para una guerra, en tanto en el primer Clásico los rivales fueron jugadores con escasa preparación por estar en la etapa incipiente de la pretemporada.

Son anécdotas que es bueno recordar, porque llenaron de un falso triunfalismo a la afición de la Isla por un deporte que comenzaba a recibir sus primeros golpes de realidad ante adversarios más avezados, después de décadas de triunfos en cuanto torneo se participara al enfrentar solo a jugadores amateur.

La Serie del Caribe ha sido otro baño de realidad, pero no por eso en próximas competiciones de este tipo hay que asistir con el equipo nacional, El afán de ganar no debe castrar esta inapreciable ocasión de que el equipo campeón, reforzado represente al país. Pocos estímulos tienen en Cuba los ganadores y no considero justo que le quiten este.

Related posts

6 Comments

  1. Alain

    Ok, no debemos quitarle al campeon ese privilegio de asistir a la Serie del Caribe; pero lo que si, las Ligas de esos paises son de 4, 6 y a lo maximo 8 equipos, por lo cual la calidad de esos equipos esta concentrada y ademas de esto despues se refuerzan. Cuba debe jugar y jugar para desarrollar peloteros todo el anno. Debe jugar un campeonato nacional como ahora y despues una Selectiva de 4 equipos concentrados y quizas de ahi sacar al equipo campeon que nos representaria en la Serie del Caribe…

    Reply
  2. evelio

    Yo pienso que si Cuba reduce sus equipos a 6, mejor aún si es a 4, entonces cualquiera sea el campeón, más si se refuerza, tiene muchas posibilidades de competir, si además hacen los ajustes técnicos que los conocedores y técnicos han señalado, pueden competir perfectamente aún cuando los mejores prospectos de Cuba sigan quedándose y no participen, como ocurre en estos países donde los establecidos en GL no juegan.
    En conclusión, no creo que Cuba tenga que esforzarse demasiado para ser competitivo en la Serie del Caribe.

    Reply
  3. Octavio

    Total acuerdo con Evelio,creo q el campeoanto nacional cubano es muy malo por la cantidad de equipos, por eso los equipos Cuba siempre han necesitado una preparacion larga y fuerte para participar en cualquier torneo incluso cuando jugaban con universitarios pq incluso es campeonato nacional universitario de este pais es superior al nacional de Cuba

    Reply
  4. yo

    Que comentario tan absurdo el de Jesus Hernandez villapol, para decir que en cuba necesitamos una serie con menos equipos que suban el techo y que acostumbre a los peloteros y a los directores a jugar bajo presión no hay que hacer tantas comparaciones tan fuera de lugar y con tanta falta de objetividad, un comentario como este demuestra la inmadurez de este se;or como comentarista y que poca capacidad demuestra para hacer análisis objetivos que aporten elementos lógicos al debate

    Reply
  5. Jordan Garry Prince

    Saludos cordiales: ¿Cuantos peloteros del Villa clara que participò en esta Serie del caribe integraron la ùltima selecciòn nacional?? Me parece que se pueden contar con una mano y media a lo sumo, entonces “EL EQUIPO VILLACLAREÑO QUE JUGÒ LA SERIE DEL CARIBE NO ES PRÀCTICAMENTE LA SELECCIÒN NACIONAL CON ALGÙN QUE OTRO RETOQUE”.
    Afectos

    Reply
  6. cuban-play

    Amigos:

    Agradezco la gentileza de todos los que con respeto hayan expuesto su criterio.

    Jordan:

    Cuando ESCRIBO “EL EQUIPO VILLACLAREÑO QUE JUGÓ LA SERIE DEL CARIBE ES PRÁCTICAMENTE LA SELECCIÒN NACIONAL CON ALGÚN QUE OTRO RETOQUE”, me refiero al hecho de que el núcleo son jugadores de la selección nacional o que tienen condiciones para serlo.

    El centro de la alineación lo formaban tres jugadores inamovibles en el equipo Cuba, Yulieski, Despaigne y José Miguel Fernández. El torpedero Manduley y el receptor Yolexis La Rosa pueden ser parte de esa selección nacional y por qué no Edilse Silva como primera base o jardinero o Ramón Lunar por su versatilidad.

    En cuanto a los lanzadores Freddy Asiel, Ismel Jiménez, Norge Luis Ruíz y Jonder Martínez en estos momentos pueden integrar el conjunto nacional, todo es cuestión de la estrategia que se siga en la conformación del mismo y la forma en que se encuentren. Por ejemplo tenemos el caso de Diosdany Castillo que fue parte de la escuadra nacional que en estos momentos no se encuentra en su mejor forma, sin embargo un hombre sorpresa en este equipo , Vicyohandry Odelín nos deparó una actuación con ribetes de equipo Cuba.

    Mi argumento está basado en la defensa de que asista a la Serie del Caribe el campeón reforzado, como estímulo a lo logrado por el bien de la Serie Nacional y del béisbol cubano en general y dejando atrás la teoría de que siempre tenemos que ganar.

    Y para usted forista Yo, respeto su criterio, nada más edificante para el desarrollo que disentir, su criterio es válido y lo respeto, pero no olvide respetar el de los demás.

    Gracias a todos.

    Jesús Hernández Villapol

    Reply

Deja un comentario