Pinar sigue con vida en postemporada

Momentos del quinto partido del PlayOff semifinal entre los equipos Pinar del Rio e Industriales celebrado en el estadio Latinoamericano (Foto: Ricardo López Hevia)

Pinar del Río venció este miércoles 7-4 a Industriales en el quinto partido del playoffs semifinal del Campeonato Cubano de béisbol, y logró mantenerse con vida pero aún en desventaja, ahora por 2-3 en la serie.

Los pinareños, dirigidos por Alfonso Urquiola, salieron impetuosos a la grama del estadio Latinoamericano de esta capital, y fabricaron cinco carreras en el primer capítulo, para dar un golpe sobre la mesa y dejar claras sus aspiraciones de victoria.

En ese mismo inning explotó el abridor industrialista Noelvis Entenza, quien fuera designado por el manager Lázaro Vargas para lanzar las serpentinas pese a su desastrosa presentación del pasado lunes, cuando también salió ruidosamente del montículo en el capítulo de apertura.

Sin embargo, Industriales hizo gala de gran amor propio, conservó la concentración y descontó la diferencia en el segundo inning con un rally de cuatro anotaciones, que concluyó con una controvertida decisión arbitral.

Resulta que, con hombres en primera y segunda bases, y dos outs, el antesalista capitalino Yulieski Gourriel sacó elevado a la zona de foul del jardín derecho, muy próximo a la cerca, y un aficionado intentó fildear la pelota, justo cuando el jardinero pinareño Roel Santos también se disponía a capturarla.

El árbitro del jardín derecho cantó foul pero Urquiola reclamó una presunta interferencia y exigió la revisión de la jugada por medio del video, algo que la Federación Cubana aprobó desde comienzos de la presente temporada.

Los árbitros fallaron a favor de Pinar luego de un exhaustivo análisis, aunque los argumentos esgrimidos no convencieron a muchos, porque la interferencia de aficionados en intentos de fildeo no aparece de manera implícita en el reglamento, como una de las cinco jugadas con posibilidades de ser revisadas en las cámaras.

Vargas reclamó la decisión pero los jueces mantuvieron su posición y alegaron que podían revisar el video, amparados en el acápite dos de la regla, que versa: se pueden chequear batazos de línea o fly que pican cerca de la raya de foul (más ambiguo e incoherente imposible para el caso en cuestión).

Además, el mecanismo de reclamación mostró enormes lagunas, pues desde la detención del choque hasta el anuncio del fallo transcurrieron casi 30 minutos, una eternidad (solo imaginar cuánto duraría un partido si se revisara el video en tres ocasiones).

De regreso en el duelo del Latinoamericano, el receso por casi media hora enfrió los bates de los jugadores industrialistas, quienes dejaron de producir ante el abridor pinareño Yosvani Torres.

El parón sirvió como un antes y un después para Torres. Antes de la jugada era todo nervio, descontrol y debilidad, mientras después pasó a ser el lanzador dominando y jerárquico, capaz de someter a sus rivales para, de paso, conseguir su segunda victoria en este playoff y la número 17 en la temporada, la mayor renta de su carrera (sumando campaña regular más juegos extra).

Pinar amplió la ventaja con una carrera en el tercer inning y otra en el cuarto, con las cuales llegó a siete en este desafío, una más que las fabricadas por sus jugadores en los últimos tres partidos.

Con el choque 7-4, y ante la salida de Torres por cantidad de lanzamientos, Urquiola envió al ruedo al segundo abridor de su staff, el zurdo Julio Alfredo Martínez, autor de un relevo excelente en las dos últimas entradas, que le valió para obtener su primer salvamento de la temporada.

El mentor vueltabajero ratificó así su total desconfianza en los lanzadores del bullpen, quienes le fallaron continuamente en las últimas semanas del campeonato y también en los playoffs.

Por los ganadores, el mejor a la ofensiva fue el torpedero David Castillo, al ligar doble y sencillo en cuatro veces al bate, con tres carreras impulsadas, aunque también brillaron Osniel Madera (sencillo y par de dobletes, un remolque), Yosvani Peraza (par de imparables y dos empujadas) y Giorvis Duvergel (dos biangulares en cinco oportunidades ofensivas).

Ahora, Industriales comanda este playoff semifinal por tres triunfos contra dos de Pinar -ambas a la cuenta de Torres-, cuando el séquito viajará desde La Habana hasta suelo vueltabajero para dirimir el sexto y (de hacer falta) el séptimo partidos de la serie.

El ganador de este enfrentamiento obtendrá el boleto a la gran final del béisbol cubano, etapa a la cual ya clasificó la escuadra de Matanzas tras vencer en cinco encuentros a los vigentes campeones nacionales de Villa Clara.

Related posts

1 Comment

  1. ecc911

    el señor aficionado en realidad se ve en la repeticion que no trata de fildear la bola sino que le da un manotazo al guante de Santos y la bola es expulsada del guante como bala. Solo para ciegos industrialistas. Industriales pago la torpeza de su fanatico creido que no iba a pasar nada. No era fildeo seguro pero lo fue por ser tan inoportuno

    Reply

Deja un comentario