Por los senderos del Clásico Mundial de Béisbol (III)

Yoenis Céspedes durante un parido del II Clásico Mundial de Béisbol 2009
Con una discreta actuación, Cuba intervino en la segunda edición del Clásico Mundial de Béisbol (CMB), del cinco al 23 de marzo de 2009, hasta la fecha su peor resultado en esa lid, luego de la medalla de plata en la versión inaugural y el quinto puesto de 2013.

Un sexto lugar en el mayor torneo entre países del deporte, dejó un sabor amargo en la afición, si bien proyectó las miradas de no pocos hacia el pasatiempo nacional y ratificó la calidad del béisbol en las naciones participantes.

Nuevamente Higinio Vélez llevó las riendas de la selección caribeña, armada con algunas de las figuras más representativas de la disciplina en la Isla por ese tiempo, en tanto varios repitieron la experiencia de tres años antes.

Ciudad de México acogió los desafíos concernientes al grupo B, en el cual, además de Cuba, intervinieron Sudáfrica, Australia y el país anfitrión.

Los tres choques resultaron favorables a la Mayor de las Antillas, con destaque para Frederich Cepeda a la ofensiva, protagonista de cuatro vuelacercas; mientras que Yulieski Gourriel y Yoennis Céspedes conectaron par de cuadrangulares cada uno y Héctor Olivera, Ariel Pestano, Alfredo Despaigne y Yosvani Peraza sacaron una vez la pelota del parque.

A excepción de Holanda -el conjunto considerado menos fuerte del Clásico, pero que derrotó en dos ocasiones a República Dominicana-, los ocho elencos que avanzaron en la primera ronda coincidieron con los de la edición de 2006.

En la segunda fase, disputada en el estadio Petco Park, de la urbe estadounidense de San Diego como una de las sedes, Japón devino “verdugo” de los caribeños, pues les propinó dos lechadas (6×0 y 5×0), gracias a la labor monticular de los lanzadores Daisuke Matsuzaka e Hisashi Iwakuma, respectivamente.

Balance de cuatro éxitos y dos derrotas fue el desempeño de Cuba y el causante de su ausencia en las semifinales, de ahí que por vez primera la nación quedó excluida del podio de premiaciones en un evento internacional, en más de cinco décadas.

Japón-Estados Unidos y Corea del Sur-Venezuela constituyeron los duelos de play- off, de cara a la discusión de la corona del Clásico Mundial y con victorias para los primeros en cada desafío.
El Dodger Stadium de Los Ángeles sirvió de escenario en esta oportunidad y en la final de la justa la escuadra nipona ratificó su título de la edición de 2006, al blanquear a su contrincante dos carreras por cero.

No obstante el desempeño de los cubanos en el certamen y la ausencia de jugadores de las Grandes Ligas en su nómina, Cepeda y Céspedes fueron incluidos en el Todos Estrellas de la lid, gracias a su certeza madero en ristre.

Cepeda repitió entre los mejores peloteros del evento, ahora con el liderazgo en promedio de bateo (.500), junto al puertorriqueño Iván Rodríguez y el australiano Trent Oeltjien; además, igualó en cantidad de hits (12) a los japoneses Norichika Aoki e Ichiro Susuki.

Por su parte, Yoennis Céspedes encabezó el apartado de conexión de triples, con tres, y también comandó en promedio de slugging (.1000).

Lea también: Por los senderos del Clásico Mundial de Béisbol (I)
Lea también: Por los senderos del Clásico Mundial de Béisbol (II)
Lea también: Por los senderos del Clásico Mundial de Béisbol (IV)

Post source : Agencia Cubana de Noticias

Related posts

Deja un comentario