¿Por qué los Cachorros cambiaron a Jorge Soler?

Jorge Soler #68 of the Chicago Cubs looks on in the dugout before making his Major League debut in the game against the Cincinnati Reds at Great American Ball Park on August 27, 2014 in Cincinnati, Ohio. (Joe Robbins / Getty Images)
Photo Credit To Joe Robbins / Getty Images
En sus primeros años con los Cachorros de Chicago, el cubano Jorge Soler despuntaba como un jugador de futuro para la franquicia. Su físico y herramientas para jugar el béisbol lo avalaban, sin embargo, esta temporada baja el habanero fue cambiado hacia los Reales de Kansas City por el estelar cerrador Wade Davis.

En 2012 los Cubs apostaron por los jóvenes peloteros, esperando que fueran la fuerza que levantara al equipo y lo regresara a los sitiales de competencia. Por eso, el conjunto de la Ciudad de los vientos le dio un contrato a Soler por nueve años y 30 millones de dólares.

Pero su primera experiencia como profesional no fue nada halagüeña con el equipo Daytona de Clase A. Fue suspendido cinco juegos para amenazar con un bate a otro jugador en el dugout contrario. A los pocos días lo llevaron a la banca por falta de agresividad en su juego, y para rematar su temporada terminó en junio debido a una fractura en su pie izquierdo.

En 2014, las cosas mejoraron. Soler bateaba para .338 con 15 jonrones y 54 remolcadas en sus participaciones en Triple A, Doble A y la liga de novatos, antes de ser subido al equipo grande en el mes de agosto. Y su debut en Grandes Ligas no pudo ser más espectacular, pues el jardinero cubano disparó un jonrón en su primer turno al bate frente al lanzador Mat Latos de los Rojos de Cincinnati. Esa temporada participó en 24 partidos.

En las siguientes dos campañas el habanero vio más tiempo de juego en las Mayores: 101 encuentros en 2015 y 86 en la más reciente. En total, Soler participó en 211 enfrentamientos con los Cachorros promediando .258, .328 de OBP con 27 jonrones y 98 remolques.

En diciembre último Los Reales de Kansas City y los Cachorros de Chicago llegaron a un acuerdo, en el que el cerrador Wade Davis pasó a la nómina de los actuales campeones de las Grandes Ligas, a cambio del talentoso jardinero.

A muchos no le sorprendió el cambio, pues el cubano no había rendido lo que se esperaba de él, adicionando a su vez la cantidad de jardineros con calidad en la nómina de los Cachorros, entre los que se encuentran Jason Heyward, Kyle Schwarber y Albert Almora, sumándole además que Ben Zobrist y Kris Bryant también pueden patrullar las praderas.

Con el regreso de Aroldis Chapman a los Yankees, los campeones de la Serie Mundial perdieron su mejor cerrador, por lo que era vital para la venidera campaña adquirir un reemplazo del lanzallamas holguinero, cosa que se concretó con el canje a finales del pasado año.

Pero según expertos otra cosa incidió en la partida de Soler, y es que en varias ocasiones en la pasada campaña el joven de 24 años fue llevado al banco por no mostrarse agresivo en el corrido de las bases.

Muchos aficionados lo culparon de la derrota sufrida 0-1 en el tercer encuentro de la Serie Mundial ante los Indios de Cleveland, al no tratar de anotarse un jonrón dentro del terreno con un batazo extraviado donde el cubano se anotó triple, quedando posteriormente varado en la antesala por los fallos de los bateadores siguientes.

Con los Reales, Soler tendrá que reajustarse y sacarle provecho a sus capacidades físicas y dejar atrás lo errores cometidos en su antiguo equipo, con el cual, sin embargo, logró un grato recuerdo para toda la vida: ser Campeón de una Serie Mundial.

Related posts

Deja un comentario