¿Qué le falta al béisbol cubano?

Netherlands' players celebrate their walk-off win over Cuba as first baseman Jose Abreu leaves the field. Koji Sasahara, AP

Por Jesús Hernández Villapol.

¿Qué le falta al béisbol cubano para regresar a los triunfos de antaño?, es la pregunta recurrente en casi de todas las entrevistas a jugadores y personas vinculadas con el deporte nacional de la Isla.

Ya para nadie es un secreto que la pelota en Cuba ha cedido espacios, con muestras elocuentes, que van desde la baja calidad de la Serie Nacional, hasta los pobres resultados a nivel internacional, pasando por torneos provinciales en todas las categorías, con muchas deficiencias.

No estamos haciendo ningún descubrimiento si señalamos que el factor económico está lacerando los cimientos de un deporte que hace florecer peloteros, cual manantial en plena primavera, pero no es lo único.

Llama la atención cómo jugadores como Kendry Morales, Alexei Ramírez, Aroldis Chapman, Yoenis Céspedes, Yasiel Puig o José Antonio “candelita” Iglesias, por solo citar algunos, están triunfando en las Grandes Ligas, en un salto prácticamente desde los torneos cubanos.

Se han dado casos como el del actual torpedero de Tampa Bay, Yunel Escobar, que de suplente con Industriales en la Serie Nacional, en corto tiempo se convirtió en jugador regular en las mayores, caso que da mucho que pensar en cuanto a motivaciones y experiencias que en un sitio encontró, que en el otro no tuvo.

Estos ejemplos demuestran que el material humano se mantiene a flor de tierra, pero que está fallando el proceso de germinación en nuestros campos, con lo cual pudiéramos hacer un paralelo con otros aspectos de la realidad cubana.

Mucho se habla de que en Cuba las personas no trabajan, pero a la vez, los que emigran a otros países, por lo general, logran abrirse camino con mayor o menor fortuna. Parece cierto eso de que como en Cuba, hacen como que te pagan, el ciudadano hace como que trabaja, lo cual se evidencia en la poca motivación hacia el trabajo.

La más reciente noticia de que el árbitro César Valdés solicitó su retiro del béisbol con solo 47 años, alegando “deficiencias en la atención a los atletas, técnicos y árbitros”, viene a corroborar una situación que ya no es aislada.

La decisión de Valdés, el más calificado de los oficiales cubanos en la actualidad, con experiencia en un Clásico Mundial, en dos Juegos Olímpicos y cinco Mundiales, coincide con la que hace unos meses tomó el ex recordista universal de los 110 metros con vallas, Dayron Robles, de abandonar el equipo nacional de atletismo, con argumentos muy parecidos.

Yipsi Moreno, la laureada especialista en el lanzamiento del Martillo, en sus declaraciones ante la televisión, en el Campeonato Mundial de atletismo afirmó: “que no es solo cuestión de dinero, a los atletas les faltan otras cosas”.

El equipo masculino de voleibol tuvo este año su peor actuación histórica en una Liga Mundial, como consecuencia de que dos de sus pilares, Wilfredo León y Yoandri Díaz solicitaron la liberación, en lo que ya se ha convertido en rutina para este equipo, que periódicamente ve desaparecer a sus estrellas.

Algo similar ocurre con el plantel femenino, que acaba de concluir su actuación en el Grand Prix, con nueve derrotas sin victorias. El conjunto tuvo que presentar una nómina inexperta, porque a unos días de la competencia sufrieron las bajas de Vilma Salas, Ana Yilian Cleger, Giselle de la Caridad Silva y de Kenia Carcasés. Las cuatro jugadoras, claves en la formación, solicitaron su exclusión de forma voluntaria.

Y es que pudiera ser como dijera Yipsi, que no es solo cuestión de dinero, que por cierto es importante.

Es también la necesidad de cada cual de decidir su futuro de forma particular, sin que otros sean los que determinen o administren lo ganado con justeza, sin tener que estar agradeciendo constantemente; de probar potencialidades deportivas a otro nivel o de sentir el estímulo, de que la labor que se realiza dará frutos para el bien de la familia.

Son muchos pequeños detalles que no solo le faltan al béisbol cubano, sino al deporte en general y por qué no, a la sociedad.

Related posts

5 Comments

  1. TTE

    Creo que resulta clave la pregunta inicial del autor. Es la que nos hacemos muchos cubanos hoy día, que miramos con añoranza los buenos tiempos de las Series Nacionales y las actuaciones de lujo de nuestros peloteros en el plano internacional. Se siente, se percibe y es innegable que el béisbol cubano no solo es víctima de condicionamientos económicos.

    Reply
  2. Orbe de la Vibora

    se acabo el querer, ya la gente se canso de esa muela de competir por la patri, que es patria? decia Ortega y Gasset que es lo que cada manana al abrir tus ojos te encuentras y asi es, puedes ver a tu madre o a una cruel madrastra o una madre borracha que te vende la leche para comprar alcohol o una madrasta noble y amorosa, y cual es la madre? hoy cuba es una cruel madrasta para esos deportistas que no tienen a quien agradecerle nada, sino a ellos mismos que nacieron con ese don, o cuando has oido a una estrella del mundo agradecerla a su patria una medalla? nunca por que la sociedad es abrigo pero no sustancia, el entrenador te entrena por que es su pincha y sino se muere de hambre, no por patriota, y que bola cuando llenas el latino y le sirves de circo al pueblo, quien te agradece? todo es muela vizca y ya se estan cansando y hasta pidiendo la baja de los equipos nacionales, a un cabron se la paga con cabrona.

    Reply
  3. Erod

    Excelente reflexión, a lo Hemingway, ojalá los lectores le pongan de su cosecha lo que cada cual considera, es evidente que el beisbol Cubano está al borde del precipicio, bueno es lógico, ya nos dijeron que el país entero lo está.

    Reply
  4. Roberto

    Me gusto mucho esta interrogante, soy cubano y se que ustedes desde la otra orilla siguen de cerca el beisbol cubano, realmente es dificil para mi si algun dia esto se va arreglar a veces pienso que el destino del beisbol cubano no esta en manos de las autoridades pertinentes sino en un grupo con marcados intereses que me da por pensar que les conviene que siga jodido, esta interrogante no solo se aplica a la pelota , que pasa con el volley donde los desastres son palpables humillantes derrotas y al parecer a nadie le importa.

    Reply

Deja un comentario