Retos para jóvenes peloteros cubanos

Alberto Aguila. Cafe Fuerte. Abrir la temporada en la alineación regular de un equipo de Grandes Ligas, es tarea difícil para los peloteros de menos experiencia, sobre todo si se juega con el campeón y subcampeón.

Ahora mismo, ese es el reto que enfrentan los peloteros de raíces cubanas Jon Jay y Leonys Martín. Jay, cubanoamericano de Miami, llegó hasta abrir juegos en la pradera central de los Cardenales de San Luis en la Serie Mundial, monarcas absolutos, y mucho gustó su desempeño.

Martín estuvo en septiembre con los Rangers de Texas después de un periplo en las Menores, hasta llegar a los líderes de la Liga Americana.

Ambos son jardineros centrales, rápidos para fildear y batear, con muchas características similares y hasta son zurdos para situarse en el home, que les posibilita ocupar los puestos uno y dos en las alineaciones, pero cuando un equipo anda por esas alturas, los managers se cuidan mucho de hacer experimentos.

Los dos tiene muchos rivales que tambien quieren ser jardineros centrales de los campeones de una y otra Liga, y ambos equipos tienen otros jugadores que bien podrían enviarlos al banco.

En el béisbol de Ligas Mayores o de cualquier Liga jugar en la pradera central es señal de maestría deportiva. Se puede cubrir el jardin izquierdo o el derecho, pero pocos son los que pueden cubrir con efectividad esa posición.

En los Cardenales estarán también los patrulleros Matt Holliday, dueño del bosque izquierdo; Carlos Beltrán, que viene de los Gigantes de San Francisco para encajar en el lado derecho; y el suplente Allen Craig.

Martín, un duro reto

Los oponentes de Martín, son Julio Borbón y David Murphy, un par de bateadores zurdos con más tiempo en el béisbol fuerte. En el izquierdo estará fijo Josh Hamilton y en el derecho Nelson Cruz, dos jonroneros poderosos.

Otros dos jóvenes cubanos tendrán oportunidades serias de estar en el desafío inicial de sus novenas.Yonder Alonso y Dayán Viciedo. Alonso, podrá coger el mascotín de primera con los Padres de San Diego, después de haber estado en el 2011 como sustituto de Joey Votto, el gran bateador y tercer bate de los Rojos del Cincinnati.

Los Padres no tienen pretensiones de ir por los primeros puestos y eso podría servirle de mucho al miamense, pero no podrá dormirse en los laureles, porque el venezolano Jesús Guzmán tiene méritos para disputarle la guantilla.

Otro tanto pude decirse del villaclareño Dayán Viciedo, que posiblemente sea el jardinero derecho y séptimo bate con Medias Blancas de Chicago, que cuenta con Alex Ríos, en el centro y el dominicano Alejandro de Aza en el bosque izquierdo.

Brent Lillibridge, que lleva 4 años con Chicago y que juega los 3 jardines, podría ser la .astilla en el costado., para Viciedo que es superado en velocidad en el corrido de bases. Aza podría jugar allí en el derecho y enviar al cubano al banco o al rol de designado, si Adam Dunn, no cumple su cometido.

Demasiado dinero en juego

Mucho se ha hablado y escrito acerca del jardinero cubano Yoenis Céspedes y más durante su reciente visita a Miami, adonde acudió con invitación de los Marlins. Se ha mencionado que podría recibir un contrato de $40 millones de dólares por alguna organización de Grandes Ligas, sobre todo por el equipo que ahora se nombra Miami Marlins.

No creo que a estas alturas de la precontienda, cuando todos los equipos ya tienen firmados a los jugadores para la lid, a alguno se le ocurra firmar al muchacho de Campechuela por esa cifra, ni siquiera por la mitad.

Los Marlins ya tienen la chequera cerrada por ahora y su trayectoria de compradores no es precisamente la echar el dinero por delante para traer peloteros. Ahora mismo querían escatimarle un par de millones de dólares a Emilio Bonifacio, su mejor hombre en promedio al bate (296), hits (167) y bases robadas (40 en 51 intentos) durante la temporada del 2011.

Céspedes, seguramente será firmado y enviado a un equipo de Doble A, para ver su comportamiento inicial en la pelota profesional y para que se acomode a un nuevo modo de vida en otro tipo de sociedad.

Pero veremos. Todavía quedan 50 días para la voz de ¡play ball! en la temporada del 2012.

Related posts

Deja un comentario