Rusney Castillo listo para Boston

Outfielder Rusney Castillo, was promoted to Triple-A Pawtucket for the International League championship. Photos by Joel Page/Staff Photographer

Para los Medias Rojas de Boston, nunca había existido un debut como éste. Rusney Castillo no es el primer pelotero que llega a los Medias Rojas de un país distinto, acompañado por cierto misterio e intriga — Daisuke Matsuzaka nos viene a la mente.

Pero, a diferencia de Castillo, Matsuzaka no había pasado año y medio sin jugar cuando llegó en 2007. Matsuzaka no jugaba en un lugar donde las miradas de los scouts de Grandes Ligas no eran bienvenidas, tal y como pasó con Castillo en Cuba. Y el pitcher japonés no aterrizó cuando la temporada estaba en marcha, como está a punto de hacerlo Castillo, y luego recibir su bautizo en el béisbol jugando tres niveles distintos en el sistema de sucursales de los Medias Rojas.

Y el miércoles por la noche, de acuerdo a John Farrell, mánager de los Medias Rojas, Castillo, quien firmó un contrato por siete años y $72.5 millones el mes pasado, hará su debut en Grandes Ligas en el PNC Park de Pittsburgh, una joya de parque con un espectacular vista, muy lejos de los campos polvorientos de Ciego de Ávila, su ciudad natal y el lugar donde aprendió a jugar béisbol, en la Serie Nacional cubana.

“Él es un jugador electrizante con muchas habilidades — explosivo, fuerte”, dijo Farrell. “Estamos ansiosos por verlo en este parque”.

Castillo tenía un último compromiso qué cumplir antes de viajar a Pittsburgh. El martes por la noche, estaba en Charlotte, Carolina del Norte, con los Pawtucket Red Sox, vencedores de la Liga Internacional, que se enfrentaban a los Omaha Storm Chasers, campeones de la Liga de la Costa del Pacífico, en el juego por el campeonato de Triple-A.

Castillo, quien jugó en el jardín central y bateó como primero en el orden para los PawSox, bateó un cuadrangular en su primer turno, el primer vuelacercas como profesional en Estados Unidos. Farrell dijo que Castillo jugará en el jardín central el miércoles, pero dijo que su sitio en el orden al bat estaba por determinarse.

Castillo, quien tiene representación de celebridad en Roc Nation Sports, la agencia que forma parte del imperio de entretenimiento del rapero Jay Z, usará el número 38, mismo que usó en Cuba y que previamente fue empleado por Curt Schilling en Boston. No se espera que juegue en los 11 partidos que le restan a los Medias Rojas en el calendario; Farrell señaló que tiene a otros jardineros centrales en el roster, a quienes rotará en la alineación.

“Pienso que la meta ahorita, para los partidos en que participe, es que experimente la atmósfera”, dijo Farrell. “Tenemos un pequeño análisis ahorita, acerca de cuáles son sus fortalezas y sus limitaciones, pero eso es un vistazo inicial. Todavía estamos en la etapa de familiarización. Cualquier juicio de mi parte está reservado hasta que tengamos la oportunidad de verlo más”.

Castillo tuvo 41 turnos en los tres niveles de sucursales de los Medias Rojas, con 12 hits (.293). Se fue de 5-1 con los Medias Rojas de la Liga de la Costa del Golfo, dentro de la liga de novatos; se fue de 14-5 con los Portland Sea Dogs de Doble-A y se fue de 22-6 con los PawSox, conectando par de dobletes, con tres bases por bolas, tres carreras anotadas y un robo de base.

Su mayor logro hasta la fecha fue conectar el sencillo que empató el juego cuando los PawSox estaban a un strike de ser eliminados en el cuarto juego de la serie de la Liga Internacional contra Durham.

Farrell dijo que los reportes que ha recibido acerca de Castillo reflejan que “él se ha conducido muy bien. Debido al tiempo que descansó desde la última vez que jugó, sus turnos al bat han sido productivos y consistentes. Pienso que es importante para nosotros el tener en mente y bajo perspectiva que ha pasado año y medio sin jugar, y que debemos ponerlo en forma nuevamente”.

Castillo fue contratado oficialmente por los Medias Rojas el 23 de agosto, menos de un mes después que efectuó una exhibición para los scouts en Miami, a la que acudieron oficiales de 28 de los 30 equipos de Grandes Ligas. Seis días después de que firmó y recibió su visa de trabajo, Castillo realizó su debut profesional en Fort Myers, Florida.

En su primer turno al bat para los Medias Rojas de la Liga del Golfo, en un pequeño campo del complejo de entrenamiento de Boston, Castillo pegó un sencillo ante Luis Cedeño, un prospecto de 20 años que pertenece a los New York Yankees.

El miércoles, apenas 18 días después, Castillo estará en medio de la gran carrera por los playoffs — los Piratas siguen en la pelea tanto por el cetro de la División Central de la Liga Nacional así como por el boleto de comodín-contra el zurdo veterano Francisco Liriano.

Farrell fue cuestionado acerca del mayor reto o ajuste al que se enfrentaría Castillo.

“Pienso que tendremos una respuesta más adecuada una vez que lo observemos”, dijo Farrell. “Es difícil decir cómo reaccionará ante una nutrida multitud — llegará a un ambiente como si fuera de playoffs. La forma en cómo responda será nuestra primera prueba y veremos cómo se encuentra”.

La actividad de Castillo no finalizará cuando termine la temporada de los Medias Rojas. El equipo planea enviarlo bien a la Liga de Otoño en Arizona o a la pelota invernal de Puerto Rico. Debido a que la temporada en Puerto Rico no comienza sino hasta noviembre, parece que la Liga de Arizona, que arranca el 7 de octubre, le ofrecería más continuidad.

“Sabemos que estamos en medio de un proceso que seguirá durante el invierno”, dijo Farrell.

El miércoles por la noche, Castillo probablemente jugará al lado de Yoenis Céspedes, a quien enfrentó en Cuba durante tres temporadas, antes de que Céspedes desertara de la isla en 2011. Céspedes, quien cumple 29 años el próximo mes y que es 23 meses más grande que Castillo (de 27 años), dijo que ya lo conocía levemente en Cuba, pero añadió que sabía que Castillo tenía el potencial para seguirlo a Grandes Ligas. Castillo heredó el puesto de jardinero central en el equipo nacional de Cuba que pertenecía a Céspedes y, posteriormente, a Leonys Martin, quien ahora patrulla el prado central con los Texas Rangers.

Y ahora, con Céspedes, quien fue adquirido por los Medias Rojas el 31 de julio procedente de los Oakland Athletics en un cambio por Jon Lester, los dos cubanos estarán juntos, vistiendo el uniforme de visitante de Boston, en un sitio llamado Pittsburgh. ¿Alguna vez dos compañeros de los Medias Rojas habían tomado caminos tan improbables?

Publicado en ESPNBoston.com por Gordon Edes.

Related posts

1 Comment

Deja un comentario