Serie de Oro. Peloteros de héroes a villanos

Varios son los parámetros ofensivos que dan vida y enriquecen al béisbol. Alguno de ellos como el Factor poder, la Productividad con Corredores en Posición Anotadora y el Average plus, además de impartir justicia a la hora de definir quiénes son los mejores madero en ristre, determinan la producción de carreras, que son las que al final establecen al ganador del juego.

Reiteradamente y casi sin percatarnos, apreciamos como muchos atletas a pesar de poseer elevados promedios en esos factores, cometen errores imperdonables cuando arriban a las bases y aunque estos son parte inseparable del béisbol, cortan rallis, matan innings y lo más importante muchas veces al final, cuestan victorias.

Varios son los indicadores que resaltan la productividad de los bateadores, sin embargo a veces no apreciamos como muchos de ellos al arribar a las bases incurren en errores, que en ocasiones cuestan triunfos.

Hoy intentaremos demostrar la dimensión de esas pifias. Como ejemplo tomaremos lo acontecido durante la pasada semana en cuarenta y ocho juegos en la Serie Beisbolera, donde veintiocho hombres fueron puestos auts en corrings en los que intentaban alcanzar otra base.

Además ocho fueron sorprendidos en las almohadillas y once puestos auts en la goma. Tales desaciertos además de costar a sus equipos veintiséis anotaciones, provocaron que se perdieran cinco partidos.

Los malos corrings en el béisbol tienen como principales protagonistas a los bateadores-corredores, quienes con sus desaciertos pueden dar al traste con algunas victorias.

Sin embargo existen actores secundarios, que cargan parte de culpa, ellos son los coaches; quienes deben leer y estudiar las situaciones del juego, a la vez que conocer las actitudes y reacciones de sus jugadores para guiarlos de forma adecuada durante los partidos.

Desafortunadamente en nuestra Serie Nacional, apreciamos como algunos no solo no manejan lo anteriormente expuesto, sino que además son incapaces de reprender a sus jugadores, cuando estos no cumplen sus indicaciones. Mucho debe trabajar el béisbol cubano para seguir logrando victorias, no limar estas deficiencias puede costar la carrera del triunfo.

Related posts

Deja un comentario