Serie Mundial 2011. Un clásico para la historia

ST. LOUIS, EEUU, 29 Oct 2011 (AFP) – Sin duda alguna, la recién finalizada Serie Mundial de béisbol de 2011, que los Cardenales ganaron a los Rangers 4-3, fue una clásico para la historia, ya que desde el principio estuvo llena de hazañas dignas para entrar en los libros de récords.

Los Cardenales, que entraron a los playoffs como ‘wildcard’ (mejor segundo lugar o comodín), finalmente se llevaron el gato al agua, al vencer el viernes 6×2 a los Rangers en el séptimo y último partido.

Este fue el undécimo título del conjunto de St. Louis, el segundo mejor récord después de los 27 títulos de los Yankees de Nueva York.

Esto es realmente un sueño aquí, muchos no esperaban esto, pero este equipo es muy grande , nada mejor dicho que esas palabras del mánager Tony LaRussa, quien había señalado también en el sexto juego que este equipo siempre ha sabido venir de atrás .

El equipo ganó también el sexto partido de forma dramática, pues estuvo en dos ocasiones a un ‘strikes’ de ser eliminado, en ambas ocasiones con dos carreras debajo en el marcador.

Sin embargo, como hacen los grandes, el equipo empató en el noveno, a la hora de recoger los bates cuando los Rangers se veían ya saboreando las mieles del triunfo.

Fue entonces que apareció un triple salvador de David Freese con dos hombres en bases, que sirvió para enviar el partido a extrainnings.

Acto seguido, los Rangers volvieron a tomar ventaja por jonrón de Josh Hamilton en el décimo, y otra vez parecía que los de Texas se colocarían sus respectivos anillos de Serie Mundial.

Los Cardenales volvieron en ese capítulo y tras sencillos consecutivos de Daniel Descalso y el cubano Jon Jay, el dominicano Albert Pujols recibió boleto intencional y Lance Berkman despacho hit productor para volver a empatar.

Posteriormente, vino el desenlace fatal para los ‘Rancheros’ en el undécimo acto: un bambinazo decisivo por el jardín derecho de Freese.

Freese, sin duda, fue otro de los héroes, pues en el último encuentro también sonó doblete productor para empatar el encuentro en el mismo primer inning.

El antesalista fue elegido el MVP (Jugador Más Valioso) del clásico luego de la victoria de su equipo el viernes.

Después de que los Rangers fabricaran dos carreras en el primer inning, los Cardenales ripostaron en el cierre de esa entrada también con dos anotaciones, gracias a boletos seguidos a Pujols y Berkman y el doblete de Freese.

Para Freese fueron sus carreras impulsadas 20 y 21 de la postemporada, para sobrepasar a Sandy Alomar Jr (1997), Scott Spiezio (2002) y el dominicano David ‘Big Papi’ Ortiz (2004).

Freese, quien bateó en la serie para un elevado promedio de .348, también fue el MVP de la serie de campeonato en la Liga Nacional, cuando vencieron a los Cerveceros de Milwaukee.

La ofensiva del toletero Pujols, quien se adjudicó su segundo anillo en tres ocasiones (ganó con los Cardenales en 2006 y no pudo en 2004), fue devastadora en el tercer partido de la serie, cuando su equipo aplastó a los Rangers 16×7.

Pujols se fue de 6-5, incluidos tres jonrones y seis carreras impulsadas, para recorrer 14 bases en ese juego con sus batazos.

El artillero quisqueyano se convirtió así en el primer jugador en la historia de la Serie Mundial en conectar cinco hits seguidos, y el tercero en despachar tres jonrones en un juego del ‘Clásico de Otoño’.

Los otros dos toleteros con tres vuelacercas en un encuentro de Serie Mundial fueron Babe Ruth (lo hizo dos veces, 1926 y 1928) y Reggie Jackson (1977).

La hazaña de Pujols quedó entre las preferidas de los aficionados en una encuesta realizada por el USA Today durante el ‘Clásico de Octubre’.

La encuesta se basó en seis sucesos extraordinarios en la historia de estos eventos. La de Pujols logró el 41% de los votos, mientras que la más cercana fue con el 33% el lanzador Don Larsen, quien el 8 de octubre de 1956 consiguió el único juego perfecto (sin hit ni carreras), además de retirar en orden a los 27 bateadores durante el partido en estos torneos.

El receptor boricua Yadier Molina también se llevó a casa su segundo anillo, ya que guarda recuerdos junto con Pujols del clásico de 2006, mientras que sus compañeros Berkman, Matt Holliday y Edwin Jackson se llevan el primero en el segundo intento.

Berkman fracasó en lograrlo en 2005, cuando con los Astros cayó ante los Medias Blancas de Chicago; Holliday, con los Rockies, sucumbió en 2007 ante los Medias Rojas de Boston y Jackson no pudo lograrlo en 2008, cuando sus entonces Rays perdieron ante los Filis de Filadelfia.

Como aspecto negativo, se puede destacar que los Rangers llegaron dos veces seguidas a las finales y tocaron la puerta, pero primero los Gigantes (2010) y ahora los Cardenales no lo dejaron entrar.

En fin, no fue una Serie entre Yankees y Filis o Medias Rojas y Filis, como muchos pensaron, pero sin duda fue una Serie Mundial digna de elogios, sobre todo por los Cardenales, otro conjunto de tradición.

Related posts

Deja un comentario