Una dupla inseparable

Puig y Rollins han logrado compenetrarse para beneficio de los Dodgers de Los Angeles. (Photo: ESPNDeportes.com).

Ellos ni siquiera eran amigos hasta hace varios meses. Pero ahora Yasiel Puig y Jimmy Rollins se han convertido en una dupla inseparable en el camerino de los Dodgers de Los Angeles.

Cada día que el veterano campocorto llega al campamento primaveral, el Todo Estrella cubano comienza el día llamándolo incesantemente “Jimi, Jimi, Jimi”, y luego se dedican a entrenar juntos y a sostener conversaciones entrecortadas entre inglés y español, donde Rollins trata de aprender cada día más sobre su nuevo compañero de equipo.

Mientras Puig le habla a Rollins sobre su familia y su vida en Cuba, la ex estrella de los Philadelphia Phillies Filis de Filadelfia le cuenta sobre su propia familia, su trabajo caritativo, sus primeros años en la gran carpa, su excepcional temporada como Jugador Más Valioso en 2007 y su añorado anillo de Serie Mundial al año siguiente.

Las críticas sobre la indisciplina de Puig y rumores de no ser un buen compañero de equipo le tienen sin cuidado a Rollins, quien considera que todo es borrón y cuenta nueva mientras arranca una nueva temporada con un nuevo equipo por primera vez en más de 15 años de carrera.

“Yasiel ha sido un compañero excepcional, no sé lo que era en el pasado y ni siquiera me importa”, admitió Rollins a ESPNDeportes.com desde las instalaciones de entrenamiento de los Dodgers en Glendale.

“Desde el segundo día cuando llegué aquí tuve la oportunidad de hablar con él uno a uno. Como nuevo jugador a esta organización, siento que es importante conocer bien a los jóvenes que son la cara y el futuro de esta franquicia”.

“Algunos peloteros son gobernados por un conjunto diferente de normas, eso es parte de ser una súper estrella”, continuó el torpedero de 36 años, “pero cuando les demuestras que independientemente de quién seas te voy a tratar como a todos los demás compañeros, creo que uno puede ganarse a la gente de esa manera”.

Puig se presentó temprano a los entrenamientos primaverales, más de una semana antes del día de reporte de los jugadores de posición, deseoso de ver los numerosos cambios en el camerino angelino y lo que llamó “coger más sentido” en el béisbol de Grandes Ligas.

“Me empecé a preparar temprano y el día que entraron los pitchers ya yo estaba aquí”, señaló el cubano. “Vine a ver el proceso mismo mío para ir mejorando y me siento muy contento. Creo que este año con la unión que hay vamos a estar de nuevo en los playoffs, aunque la división del Oeste está muy difícil”.

La figura del “Titán” sigue siendo un modelo a seguir para Puig, pero la llegada de Rollins también lo ha ayudado a sentirse más a gusto y ve en él a un nuevo mentor en el equipo.

“Adrian Gonzalez siempre me ha ayudado mucho, ahora entró Jimmy Rollins que me ha ayudado también con los consejos de las cosas que hizo cuando tenía mi edad y en el 2007 cuando ganó MVP”, destacó.

En cuanto a lo que corresponde a las críticas, el toletero de 24 años admitió que muchas de ellas pudieron haber tenido fundamento, pero que su enfoque está por completo en demostrarse en el terreno de juego.

“Estoy tratando de hacer las cosas bien este año, no por los que me critican o por los que me ayudan, sino solamente por mí para ir mejorando, así se van a callar la boca”, sentenció. “Como dice la gente, voy a dar una galleta sin usar las manos, sin discutir con ellos, lo importante es hacer las cosas tú y después la gente se dará cuenta de quién tú eres”.

Puig, 12 años menor que Rollins, llegó al campamento primaveral bajo numerosas expectativas y una lluvia de críticas.

El cubano es considerado uno de los mejores peloteros en Grandes Ligas, pero al mismo tiempo su estilo de juego desenfrenado ha sido criticado como muchas veces como irrespetuoso hacia los amantes del béisbol tradicional.

Rollins, quien siempre ha tenido fama de jugar “de la manera correcta” espera poder ser una buena influencia para Puig, pero sin restarle esa chispa que lo ha hecho uno de los peloteros más emocionantes en Grandes Ligas.

“He estado en el béisbol durante mucho tiempo, al igual que Howie Kendrick, hemos jugado bajo dirigentes muy estrictos, que no aguantan tonterías y no tienen tolerancia para ese tipo de cosas, y con nosotros aquí tal vez tenga un efecto positivo en ese sentido”, señaló Rollins.

“De una manera respetuosa se lo haremos saber y él es quien deberá decidir si quiere hacer algún cambio. Pero lo más importante y lo último que queremos es cambiar es quién es, porque no cabe duda que él está en su mejor momento cuando está siendo Yasiel Puig”.

Publicado en ESPNDeportes.com por Marly Rivera .

Related posts

Deja un comentario