Unos que ríen, otros llorarán

Lanzador cubano Aroldis Chapman en la temporada 2012 de las Grandes Ligas

Pudiera ser que a muchos el título de este artículo le recuerde la conocida canción “La vida sigue igual” que dio a conocer al afamado cantautor Julio Iglesias.

Pero no hablaremos de música, y aunque Julio Iglesias es español tampoco nos referiremos a la clasificación de España hace unos días al Tercer Clásico Mundial de Béisbol.

Como cada año cuando se habla de pelota por esta fecha, el tema obligado es la postemporada de las Grandes Ligas de Estados Unidos.

Este año la porfía por lograr un cupo para la gran fiesta del béisbol llegó hasta la última semana y los conjuntos envueltos en la lucha tuvieron que esperar hasta las subseries finales.

Un total de 18 cubanos vieron acción en el campeonato de mayor exigencia en el mundo en cuanto a calidad, pero de ellos solo tres tendrán la oportunidad de luchar por el sueño de todo pelotero: estar en una Serie Mundial.

Por la Liga Nacional el supersónico Aroldis Chapman junto a los Rojos de Cincinnati ganaron su pasaporte hace ya varios días. Esta será la segunda incursión del zurdo cubano, pues en 2010 cuando debutó en las Mayores, los Rojos disputaron la serie de División con los Phillies, aunque cayeron en tres juegos.

Precisamente el holguinero fue el derrotado en el segundo partido de esa serie, aunque las tres carreras que permitió fueron sucias en un fatídico séptimo inning donde después de dos outs la defensa de los Rojos cometió dos costosos errores. Como curiosidad aquel partido fue ganado por el también cubano José Ariel Contreras.

Este año se ve a un lanzador con más madurez, record personal de 37 salvamentos y un impresionante promedio de carreras limpias de 1.53 con 121 ponches en 70 entradas y dos tercios, aunque los playoffs son harina de otro costal.

El pasado domingo en la Liga Americana los Rangers de Texas, dos veces campeones del nuevo circuito, aseguraron su regreso a los playoffs. El villaclareño Leonys Martín, jardinero e integrante del roster activo del equipo, debe pasar la mayor parte del tiempo observando los partidos desde el banco, pero por lo menos será partícipe de los momentos emocionantes que se avecinan.

Los Rangers disputan todavía con los Atléticos de Oakland el primer lugar del Oeste de la Americana, aunque los dos ya están clasificados pues este lunes los Atléticos al vencer a Texas con marcador de 4-3 aseguraron al menos el comodín.

El desempeño del cubano Yoénis Céspedes ha sido vital en la actuación de los Atléticos, caracterizándose por dar los batazos a la hora buena.

El novato cubano no está cerca de ser el mejor jugador en las mayores, pero los Atléticos dicen que cuando está en la alineación, les da grandes esperanzas y mucha fortaleza.

Esto es algo de lo que carecían los Atléticos desde la partida de Miguel Tejada, cuya energía y confianza lograba levantar a sus compañeros menos experimentados.

El granmense faltando solo dos juegos para el final promedia .290 de average con 82 empujadas y 23 jonrones empatado con Dayán Viciedo en este último apartado entre los cubanos.

Este lunes pudo ser un día especial para Viciedo, el cubano pegó el primer grand Slam de su carrera en las Grandes Ligas en partido donde los Medias Blancas vapulearon a los Indios de Cleveland con marcador de 11-0.

Pero ni el cubano ni el resto del los jugadores del equipo tenían motivos para celebrar. Hasta antes del partido, Chicago mantenía vivas sus posibilidades de pasar a la postemporada, pero quedó eliminado debido al triunfo de Detroit sobre Kansas City.

Lo más doloroso del caso es que el equipo de Chicago gozaba de 3 juegos de ventaja el día 18 de septiembre, pero perdieron 10 de los últimos doce para protagonizar un inesperado descalabro que los privó de estar en la fiesta del mes de Octubre.

Junto con Dayán, su compatriota Alexei Ramírez no podrá vivir las emociones que sintió en su año de novato cuando ayudó a los Medias Blancas a clasificar a la postemporada

Otro que se vio fuera de fiesta fue Kendrys Morales, pues al clasificar Oakland las esperanzas de los Angelinos se vinieron abajo. Así los aficionados no podrán ver a Albert Pujols en acción por lo menos hasta la próxima campaña, tampoco se deleitaran del juego integral del casi seguro novato del año Mike Trout, quien se convirtió en el primer jugador en pegar al menos 30 jonrones y robar 40 bases en su primer año.

Como la canción de Julio Iglesias, la vida sigue igual para 15 cubanos, pero para otros tres – Chapman, Martín y Céspedes – se abren nuevos caminos hacia la Serie Mundial. En la pelota, también hay unos que ríen y otros llorarán.


Related posts

Deja un comentario