Urrutia consiguió el apoyo tardío de su padre

Henry Urrutia #51 hits against the Houston Astros in the sixth inning at Oriole Park. (Patrick Smith/Getty Images)

Henry Urrutia siempre tuvo el sueño de algún día poder probarse en las Grandes Ligas, donde muchos compatriotas cubanos se han destacado, pero no tuvo desde el inicio la bendición completa de su padre y ex estrella del béisbol cubano, Ermidelio Urrutia.

El jardinero de los Orioles de Baltimore Orioles fue suspendido tras un intento de haber tratado de buscar la libertad tras finalizar la temporada 2009-10 en la cual tuvo un promedio de .397 y 12 jonrones. Enojado por la decisión de su hijo, Ermidelio nunca estuvo de acuerdo. Al final no tuvo otra opción pues que respaldarlo.

“Él, aunque no tuvo de acuerdo que yo saliera del país siempre me dijo, ‘Tomaste tu decisión, pero ya ahora lo que no te voy a aceptar es un fracaso'”, indicó Henry Urrutia en entrevista con ESPNDeportes.com.

Recordó como idolatraba su padre, quien ganó medalla oro en las Olimpiadas del 1992 con la selección cubana. Todavía recuerda un uniforme de la selección que su padre le regaló cuando niño.

“A él le debo todo lo que soy. Por él me hice pelotero. Por él amo la pelota y por él me he inspirado la vida entera de ser la mitad de que fue él”, declaró el tunero.

“Y es lo que me hace todos los días ponerle más empeño”.

Pese a que su padre no puede verlo en persona como lo hizo cuando estaba con los Leñaderos de Las Tunas en la Serie Nacional cubana, mantienen una comunicación diaria.

“Gracias a Dios ha sido bastante buena”, afirmó Urritia sobre la relación hijo-padre.

“Vuelvo y te repito, él no estaba de acuerdo que yo viniera pero él sabe que (a mi) en Cuba no se me estimuló por lo que yo había hecho como deportista y que yo sabia que no iba a llegar lejos”, sentenció Urrutia.

“Él por lo menos respetó mi decisión. Está contento por los logros que yo he tenido, gracias a Dios. Lo comparte conmigo. Hablamos casi tres veces a la semana. … El me da consejo sobre que lo que tengo que hacer dentro del terreno de pelota”.

Urrutia desertó de la isla caribeña en el 2011, llegando a Haití. Firmó el año pasado en julio pero por problemas de la visa, no llegó a los Estados Unidos hasta el febrero.

Arrancó de buena manera, con un promedio de .365, 16 dobles, 7 jonrones y 37 carreras impulsadas para Bowie, sucursal Doble A de los Orioles. Subió a la Triple A y lo único que hizo fue batear, casi igualando su promedio del nivel anterior, .367 en 15 partidos en Norfolk. Ademas jugó en el Juego de Futuras Estrellas, celebrado días antes del Juego de Estrellas que dio lugar en Citi Field.

Aunque su llegada a las Grandes Ligas no ha llevado la misma fama que la de Yasiel Puig, el jardinero de los Dodgers, y Jose Fernandez, el futuro as de los Marlins, Urrutia todavía no ha decepcionado ni a su padre, ni a los Orioles.

Desde que realizó su sueño y debutó con la nomina de los Orioles el 20 de julio, ha bateado .292 en 19 partidos, la mayoría de ellos como el bateador designado. Mientras que los Orioles están a punto de finalizar la noche del jueves una gira de ocho partidos por la Liga Nacional, Urrutia ha sido relegado a la banca en los últimos siete partidos, sirviendo como el bateador emergente en esos partidos.

Admitió sentir miedo a través de unirse al conjunto de Buck Showalter, pero señalo a jugadores como el dominicano Alexi Casilla, entre otros compañeros, que han estado a su disponibilidad.

“Me he sentido bastante cómodo con el equipo que es lo más importante porque yo estoy acostumbrado a jugar un béisbol de hermanos, que siempre nos hemos conocido el año entero y jugamos la vida entera juntos”, dijo Urrutia.

“A veces es un poco el temor de uno en la pelota llegar a un lugar donde no conoce a nadie y como el equipo te va a recibir. Por lo menos gracias a Dios aquí me he sentido en casa”, agregó.

La curiosidad del fanático del béisbol con los peloteros cubanos que pudiesen ser futuras estrellas de Grandes Ligas sigue latente. Pero también sigue el embargo impuesto por el gobierno estadounidense y la imposibilidad para el pelotero cubano llegar a MLB como lo han hecho tantos otros jugadores de países latinoamericanos.

Pero cada vez que logran llegar como lo han hecho Fernández, Puig, Yoenis Cespedes, Alexei Ramírez y Aroldis Chapman, no los decepcionan por la manera en que trabajan.

“El pelotero cubano se propone llegar lejos teniendo las adversidades — de no tener guantillas, de no tener spikes, de no tener pelota, de no tener bate, de no tener absolutamente nada. Y así mismo día por día tú vas a ver a todos los peloteros meterse en un terreno de pelota hacer swings, a coger flies, a correr aunque las manos se nos llenen de sangre”, declaró Urrutia.

“Porque lo jugamos realmente, por más que nada, por amor. Creo que Dios premia eso. Por eso la pelota en Cuba tiene mucho talento”.

Urrutia esta contento por lo que ha logrado Puig en las Grandes Ligas. Según Urrutia, mucha personas se le acercaban y decían que “le habían dado mucho dinero”. Sin embargo, siempre defendió a su amigo, dejándole saber que los Dodgers no iban a cometer un fracaso con ese fichaje.

“Tuve el placer de jugar con todos esos peloteros allá y siempre lo dije, Puig es un pelotero hecho que aunque es joven juega el béisbol como pocos en Cuba lo jugaban — con esa agresividad, con esa energía todos los días. Es bastante consistente. Sabia que iba a llegar lejos. Ahí lo esta demostrando y se que va a seguir lograndolo”.

Al igual pronosticó que el recién firmado Miguel Alfredo Gonzalez de los Filis de Filadelfia hará un gran labor de pronto que pueda llegar a las Grandes Ligas.

“Es un señor pitcher. Para nadie es un secreto y creo que lo va a demostrar pronto en esta pelota. Se hablaron de lesiones y esas cosas pero él se ha sabido imponer a todas esas cosas y llegar a donde esta. Para mi es unos de los mejores pitchers de Cuba que han salido”.

Publicado en espndeportes.com por Adry Torres.

Related posts

Deja un comentario