Yadel Martí persigue su gran sueño

POR CARLOS ROSA ROSA / crosa@elnuevodia.com. EN EL 2006, la selección de Cuba dejó en silencio un atestado Estadio Hiram Bithorn. Los cubanos vencían a Puerto Rico y clasificaban a las semifinales en la primera edición del Clásico Mundial de Béisbol.

Y del grupo de jugadores que corrieron a toda velocidad para celebrar en el montículo estuvo presente el lanzador Yadel Martí, ahora refuerzo de los Leones de Ponce en la pelota invernal.

Para Cuba fue un momento grande. Ellos trataban de despejar cualquier duda acerca de su nivel ante jugadores establecidos en las Mayores. Y Martí cree que lo hicieron al avanzar hasta a la final antes de perder frente a Japón.

“Nosotros llegamos con mucho temor, porque no sabíamos lo que iba a pasar. Teníamos mucha historia en el béisbol amateur, pero era nuestra primera incursión ante peloteros de Grandes Ligas. Jugamos al nivel de ellos y pasamos a discutir la final. Un segundo lugar fue muy meritorio para nosotros”, recordó Martí.

En esa primera edición, Martí fue el mejor serpentinero de los cubanos. Trabajó 12.1 entradas y apenas permitió seis hits sin carreras. También ponchó a 12.

Y la pregunta obligada a Martí, tras su deserción de Cuba en el 2008, es ¿por qué no lo hizo antes? ¿Por qué no salió de su país, después del Clásico en un momento que llamaba la atención de muchas organizaciones en Estados Unidos?

“Las cosas son como son. No me arrepiento de haberlo hecho. Tengo una hija en Cuba y ahora mismo llevo tres años sin verla. Si hubiese salido antes, llevaría más tiempo sin verla”, contestó Martí.

“Después del Clásico tuve muchas opciones. Surgieron buenas ofertas, pero así es la vida… no era el momento”, afirmó.

mala experiencia

Ahora, a sus 32 años, Martí viene de atravesar su primera experiencia en el béisbol organizado con los Atléticos de Oakland en una estadía amarga para él.

El sube y baja de niveles en las Menores lo impulsó a tomar una decisión drástica y abandonar el equipo en julio. Lanzó a nivel Triple al iniciar la campaña y tuvo marca de 5-1 y efectividad de 4.92 antes de hacer una breve parada en la Clase A y terminar en la Doble A con 2-0 y ERA de 0.75 en 12 entradas, antes de marcharse.

quiere la libertad

Por lo pronto, Martí está firme en su deseo de obtener la libertad de los Atléticos. “Estoy esperando la liberación. A mi edad no puedo estar preso a un contrato de cinco años sin saber cuándo tendré la oportunidad. Mi decisión fue bien pensada y vine a lanzar aquí para que otras organizaciones me vieran o conseguir otra oferta en otro país. Quisiera beberme una taza de café en las Grandes Ligas, pero esto no es tan fácil”.

“Aquí, hay mucha competencia y no todos los que salen de Cuba poseen el brazo de (Aroldis) Chapman, o las habilidades de Alexei Ramírez. Hay que dar el paso y luego probarse. En Estados Unidos existe la disciplina perfecta: dime quién eres y no quién fuiste”, concluyó.

BUEN INICIO

En lo que va de temporada, Yadel Martí apenas ha lanzado en un partido y en cuatro entradas no permitió carreras y apenas le pegaron un imparable.

Related posts

Deja un comentario