Yunel está en un momento dificil

Yunel Escobar no ahorra palabras. Sin tapujos, el cubano tiende a no caer en las frases comunes que utilizan los peloteros.

El torpedero de los Bravos de Atlanta, de visita en Miami para una serie de tres desafíos con los Marlins de Florida, habló con El Nuevo Herald acerca del largo slump que experimenta en estos días, un letargo que lo tiene preocupado, así como de sus relaciones inexistentes con los medios de comunicación de Atlanta.

Ha sido un año bastante complicado, entre las lesiones y el bajo rendimiento que has tenido.

“Un año duro, uno que no me esperaba. Ha sido el mes más duro que he tenido en toda mi carrera. He estado antes en baches, pero este ha sido el peor. Es algo que me ha asombrado un poco, pero intento no frustarme porque sé que tengo el talento”.

-¿Cómo fue la lesión de la ingle que te mantuvo 15 días en la lista de inhabilitados a principios de campaña?

“La lesión llegó en San Luis, fue algo que jamás me había pasado. Y me asusté mucho porque pensé que iba a pasar mucho tiempo fuera, ya que los peloteros que se lesionan de la ingle duran mes, mes y medio sin jugar”.

¿Qué está saliendo mal con el bate (promedia para .180 con .225 de slugging)?

“El que vea los números verá que no estoy ponchándome (12 abanicados en 111 turnos) y todas las bolas salen de frente. He estado bateando de frente. Me están lanzando pegado y he notado cambios defensivos cuando me toca ir al plato. He tratado de hacer mis ajustes, pero cuando uno no siente confianza en el plato y las cosas no están saliendo bien, empiezan a entrar las dudas. Me preocupa, porque sé que este es el año de mi arbitraje”.
-¿Tienes confianza en que saldrás de este letargo?

“Creo que va a llegar un momento que todo va a pasar. Me he encontrado muchos peloteros, como Albert Pujols que me dijo: “no te preocupes que muchas personas empiezan bateando .240 y terminan bateando .300, esta es una carrera larga”.

¿Has tratado de hacer algún tipo de modificación al batear?

“Me he parado en home, de todas las maneras que existen. He estado a la manera de Lázaro Vargas, a la Orestes Kindelán y a lo Omar Linares. Cuando un pelotero está en el plato, y no se siente bien, cambia la forma de batear, pone el bate de una manera, baja las manos, se agacha más, se pone más adelante. Y estoy tratando de cambiar mis rutinas”.

Hay peloteros supersticiosos, ¿has tratado de hacer algo en ese sentido para tratar de mejorar tu actuación?

“No soy supersticioso, yo cambio de bate cada un minuto, tengo 40 bates, en Cuba no tenía ninguno. Con el que mejor me sienta, con ese es el que voy a salir a batear. Sé que de un momento a otro voy a salir de este letargo”.

Hay una estadística defensiva, la UZR, que mide el alcance de los peloteros. Ella muestra que estás en tu mejor año con el guante. ¿Estás de acuerdo?

“No lo he sentido así. Muchas personas se guían por el papel (periódico). En el papel hay cosas ciertas y otras que no. Yo creo que mi mejor año defensivo fue el 2009. Soy un shorstop agresivo y les llego a todas las bolas. Atlanta es un estadio rápido y hay jugadas que no son errores míos y me los cargan. Tengo ahora tres errores, pero siento que he cometido sólo uno”.

El año pasado comentaste que tus relaciones con la prensa en Atlanta no eran buenas. ¿Ha habido alguna mejoría en esta campaña?

“Creo que la prensa fue justa conmigo el año pasado. Ahora no pueden venir a hablar conmigo cuando me está yendo mal, porque cuando me está yendo bien no vienen. El primer día de esta temporada empujé cinco carreras y no vinieron. Me gusta ser justo y cuando me están saliendo bien las cosas también quiero que las publiquen, no sólo cuando me va mal. Ahora las relaciones con los periodistas de Atlanta están frías”.

Related posts

Deja un comentario