Yunel pone fin a su slump con grand slam

En el beisbol hay disímiles maneras de salir de un slump ofensivo, desde una “bancoterapía” , un trabajo psicológico con el jugador y hasta un pequeño cambio en la mecánica de bateo, pudieran dar por terminado este fenómeno por el que pasan todos los bateadores en un momento determinado.

Para el paracorto Yunel Escobar, la manera de salir de su reciente slump ha sido la más drástica. Un cambio de equipo (Bravos – Azulejos) e incluso de número de camiseta (de 19 a 5) parecen haber influido para que el cubano halla dejado atrás momentos amargos en el terreno de juego.

Y aunque tres juegos no son un medidor de un repunte ofensivo, por lo menos los tres primeros partidos con la camiseta de los Azulejos han mostrado al Yunel de temporadas anteriores, siempre peligroso con el madero.

Este domingo el torpedero cubano pegó el primer grand slam en su carrera para coronar racimo de seis anotaciones en el segundo episodio y dirigió el triunfo de los Azulejos de Toronto por 10-1 sobre los Orioles de Baltimore. El habanero no sacaba una pelota del parque desde el 2 de septiembre del 2009.

En apenas su tercer juego con los Azulejos después de haber sido cambiado por los Bravos de Atlanta, Escobar empató una marca en su carrera con cinco anotaciones producidas y logró tres imparables para subir su promedio de bateo con Toronto a .462. Conectó para promedio de .238 sin cuadrangulares en 75 juegos con Atlanta.

El cañonazo de Escobar contra el novato Brian Matusz (3-10) incrementó a 140 el total de cuadrangulares de Toronto, con lo cual es líder de las Grandes Ligas en este rubro, y permitió a los Azulejos convertirse en el más reciente equipo de la Liga Americana que conecta un grand slam. Toronto ha bateado cuadrangular en 11 juegos seguidos, su cadena más larga de la temporada, logrando 25 en ese lapso.

Cuando Escobar llegó a los vestuarios después del partido, había alrededor de 100 mensajes de amigos felicitándolos por la hazaña.

“Yo no fui a buscar (un jonrón)”, dijo Escobar, quien terminó el juego con tres hits en cuatro turnos “simplemente salio”.

“Siempre he visto jugadores que comienzan mal y terminan bien”, dijo Escobar. “Yo siempre he tenido eso presente en mi cabeza, y he apostado porque la segunda mitad (de la temporada) sera mucho mejor”.

Related posts

Deja un comentario